La curiosa historia del Ciempiés

La curiosa historia del Ciempiés

Si nos dicen que existió un Citroën de 700 CV de potencia, con once ruedas, que tenía dos depósitos de gasolina de 90 litros que duraban escasamente una hora y que podía alcanzar los 180 km/h, pensaríamos inmediatamente que se nos habla de una película o de algo imaginario. Pero la realidad es que existió, y todavía se conserva este monstruo del asfalto basado en el archiconocido Citroën DS. Se trata del Citroën DS PLR Michelin Mille Pattes, y nació en 1972 como vehículo de pruebas de neumático de camión de Michelin, que por entonces era dueña de Citroën.

Siendo Michelin líderes mundiales en neumático de camión, y sobre todo puntero en seguridad, decidieron crear un vehículo capaz de realizar estas pruebas con seguridad, de manera que si por alguna razón el neumático no resistía, o había algún problema, el vehículo de pruebas no viese comprometida su seguridad. Y en este párrafo está la pista del porqué de las once ruedas: la undécima era la rueda de camión a probar.

citroen-ds-mille-pattes-1

Partiendo de algunos paneles de carrocería y del habitáculo de un Citroën , los ingenieros se pusieron manos a la obra para conseguir un vehículo de pruebas que garantizase resultados y que pudiese circular a velocidad elevada sin el peligro de un reventón y la pérdida de control asociada. Las seis ruedas posteriores, más la de camión, que iría en la parte central del coche, eran motrices, mientras que las cuatro delanteras eran directrices.

A partir de ahí, había varios problemas que solucionar, y para ello no se reparó en nada más que en lo práctico: qué piezas, motores y soluciones técnicas llevarían a los ingenieros a construir el vehículo que necesitaban.

Para ello necesitaron:

Como veis, una auténtica joya de la ingeniería al servicio de la prueba de neumático de camión, y tomando como base uno de los iconos de la época, que no era otro que el DS. Aquí podemos ver un vídeo de este ingenio en movimiento.

Vía | Diariomotor